CONSULTA PÚBLICA PREVIA

Consulta pública previa acerca de la necesidad de promulgar la Ley de mecenazgo cultural y de medidas de estímulo para el fomento de las industrias culturales de Canarias

Fecha de inicio: 01/03/2017

Fecha de fin: 15/03/2017

Situación de partida

 

En nuestro Derecho interno, el artículo 44.1 de la Constitución española recoge el derecho de todos al acceso a la cultura, correspondiendo a los poderes públicos su promoción y tutela. En ese contexto normativo, a lo largo
de los años, el sector público ha asumido un papel protagonista en la labor de
promoción cultural, a través de los Presupuestos y de las diversas iniciativas de las Administraciones públicas. No obstante, en el actual contexto de contención del gasto público y equilibro presupuestario se pretende estimular
la participación de la sociedad civil en la promoción y financiación de la cultura, para lo cual resulta necesario adoptar una serie de medidas normativas tendentes a impulsar y favorecer el mecenazgo de los particulares a las actividades culturales de interés general.

de la iniciativa

DOCUMENTACIÓN

con tu opinión

PARTICIPA

Problemas que se pretenden solucionar con la nueva norma

La normativa vigente sobre incentivos a la participación privada en actividades de interés general contenida en la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo, dirigida a estimular la participación del sector privado en las actividades de interés general, se ha mostrado insuficiente en materia cultural, tanto respecto a las medidas de estímulo previstas como en lo que se refiere a sus destinatarios dado que las mismas se destinan exclusivamente a las entidades sin fines lucrativos.
La situación descrita quedaba parcialmente paliada por la política de subvenciones del conjunto de las Administraciones públicas, pero el actual escenario de insuficiencia de recursos derivado de la reciente crisis económica y de las medidas de austeridad de los poderes públicos, hacen urgente introducir modificaciones normativas que vengan a poner los pilares de un nuevo modelo para la financiación de la cultura. Este modelo ha de sustentarse en la consecución de una mayor eficiencia en la utilización de los escasos medios públicos disponibles y en la búsqueda de vías alternativas de financiación que pasan necesariamente por el incremento de la aportación privada para el fomento de las iniciativas culturales.

La necesidad y oportunidad de su aprobación

Esta Ley pretende hacer posible distintas vías de financiación de las distintas manifestaciones culturales en aras de una mayor eficiencia en la utilización de los recursos públicos destinados a la cultura además de profundizar en las medidas de estímulo fiscal para las actividades culturales y consumo cultural.

Los objetivos de la norma

El objeto de la presente Ley es determinar el marco normativo del mecenazgo y la política de fomento cultural en el ámbito de la Administración de la Comunidad Autónoma de Canarias mediante el establecimiento de un conjunto de medidas destinadas a estimular el apoyo privado a las acciones públicas culturales que diseñe y realice el Gobierno de Canarias, como los incentivos a las industrias y actividades culturales de empresas y particulares que se oferten al público.


Además, tiene por objeto establecer el marco general del fomento a la actividad cultural, integrado por un conjunto de programas y acciones de índole cultural, para dar contenido a los servicios y actividades que en ese sector de la actividad administrativa se presten al público por el Gobierno de Canarias, a fin de garantizar la promoción y tutela del acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho, de acuerdo con el artículo 44.1 de la Constitución Española.

Las posibles soluciones alternativas

Los objetivos pretendidos no pueden ser conseguidos a través de otras alternativas ya que conllevaría que la financiación de la cultura se realizase exclusivamente a través de las políticas de fomento cultural, lográndose con su aprobación una mayor intervención privada en la financiación de esas políticas culturales.